Pruebas de rendimiento y aprobación

Lippel tiene como norma probar sus máquinas antes de enviar a los clientes. Son pruebas duras de 24 horas en plena operación donde se requiere el máximo de la máquina. Todos los aspectos son vistos y los resultados deben estar dentro de lo especificado. Se realizan diversos análisis y datos de temperatura, vibración, consumo, capacidad de corte y producción son retirados y almacenados en nuestro sistema. Si están dentro de lo especificado, la máquina se limpia, la pintura se finaliza y sigue hacia el destino final, un cliente más que satisfecho. En esta última prueba realizada en un PFL 500x900 M-C que tiene como destino Chile, la máquina alcanzó la increíble marca de 182m³ de producción de virutas en apenas 1 hora con el uso de un motor de 317 HP. Es un número increíble para una máquina tan compacta y con baja potencia instalada. ¡Agradecemos a todo el equipo involucrado en el desarrollo de esta súper máquina!


Compartir