Cómo realizar el tratamiento de residuos sólidos para el reciclaje selectivo

Con el aumento de productos producidos en industrias, desde alimentos a otros ítems de uso personal o industrial, también aumentó el número de envases desechables y otros tipos de residuos sólidos en forma de basura.

Pero con el aumento de la producción de esos residuos, también hubo un aumento en el conocimiento de cómo tratar esos residuos para que sean reaprovechados y tengan un impacto reducido en el medio ambiente.

Sobre lo que vamos a hablar: Reciclaje

El reciclaje de materiales como metales, vidrios, papeles, plásticos y residuos orgánicos tiene por objeto permitir el reaprovechamiento de esos residuos sólidos para la fabricación de nuevos materiales, generar energía o el compostaje.

El reciclaje, además de promover el ahorro de recursos a través de su reutilización, también promueve una gran disminución del volumen de basura descartado en rellenos sanitarios, basurales, evita la quema de basura, reduciendo así el impacto causado al medio ambiente.

Así, el reciclaje constituye un factor socioeconómico muy importante. La recolección selectiva por ejemplo es realizada por diversas empresas alrededor del país, generando así un mayor número de empleos, también puede ser realizada la clasificación de residuos sólidos provenientes de la recolección convencional, separando los diversos tipos de residuos para el futuro reciclaje.

¿Qué se puede reciclar?

Es posible realizar el reciclaje de una gran variedad de materiales como metales, vidrios, plásticos, madera, espuma, papel, restos de podas y otros.

Estos residuos pueden provenir de restos de producción en fábricas, basura residencial o incluso la poda de árboles dentro de las ciudades.

¿Cuáles son los primeros pasos para proseguir con el reciclaje?

Primero los residuos deben ser separados por tipo, esto puede ser hecho a través de la colecta selectiva o por medio de plantas de clasificación de residuos.

Así los residuos se separan de los desechos y se clasifican por tipo, permitiendo que se pueda realizar el reciclaje de los diferentes tipos de materiales.

Después de eso, cada tipo de residuo recibirá un tipo diferente de tratamiento:

Vidrio

El vidrio tiene etiquetas, etiquetas y tapas removidas, dejando el cristal lo más puro posible para el siguiente paso. Entonces el cristal es separado por colores, transparente, verde y ámbar. Después de eso el vidrio es triturado hasta alcanzar la granulometría ideal para su reaprovechamiento. Entonces este material triturado puede ser derretido y utilizado para producir nuevos artículos de vidrio.

Una gran ventaja del reciclaje del vidrio es que puede ser completamente reaprovechado, en el caso, 10 kg de vidrio triturado producirá 10 kg de nuevos artículos de vidrio.

Ver un artículo completo sobre el tema en: http://www.lippel.com.br/es/noticias/os-beneficios-economicos-e-ambientais-da-reciclagem-do-vidro-633.html

Metal

El metal es otro material que puede ser 100% reciclado y reutilizado. Hoy en día se produce una gran cantidad de basura metálica como latas de jugos, refrescos y alimentos, electrónicos dañados, electrodomésticos, restos de producción en fábricas y otros.

Primero la basura metálica se separa por tipo y características como metales ferrosos, cobre, aluminio, bronce, etc. y luego puede ser triturado y fundido directamente, o incluso se pueden producir briquetas para fundición a mayor escala.

Plástica

El gran volumen de envases puede ser triturado, transformando el plástico en materia prima nuevamente, pudiendo ser utilizado para la producción de nuevos artículos de plástico o incluso en la quema energética, aprovechando el poder calorífico del plástico.

Madeira

La madera tiene impurezas removidas, como piedras y metales, y entonces la madera proveniente de restos de construcción, paletas y otros puede ser triturado produciendo virutas de madera, material con un valor calorífico mucho mayor que la leña común. Puede entonces ser utilizado en la quema energética en calderas y hornos.

Espuma

Puede ser triturada para alcanzar menor granulometría para ser utilizada para servir de llenado para diversas aplicaciones, o incluso puede ser utilizada en la producción de resina de poliuretano, pudiendo ser utilizada en la aplicación en pisos y concreto.

Papel

En el caso de periódicos, cuadernos, documentos en empresas, envases y otros puede ser fragmentado para la producción de papel reciclado.

El reciclaje del papel es de extrema importancia para el medio ambiente, ya que es necesario para su fabricación el uso de árboles. Así, con el reciclaje es posible reducir el corte de árboles para la producción de papel, beneficiando al medio ambiente y consecuentemente a la población.

Podas

Proveniente de áreas urbanas y rurales, puede ser completamente reaprovechada como cobertura del suelo o por medio del compostaje. En primer lugar, los residuos orgánicos se trituran por medio de un triturador de ramas, que puede realizar esta operación directamente en el lugar de la poda, reduciendo el volumen del material en un 80%, siendo necesario sólo un vehículo de transporte de residuos triturados donde se necesitarían 8 vehículos para el transporte del material bruto.

Después de eso el material producido puede ser aplicado en la composta orgánica, que produce un rico abono orgánico para el suelo, generando una gran economía por reducir o incluso eliminar la necesidad de la compra de fertilizantes artificiales.

Véase un artículo completo sobre el tema en: http://www.lippel.com.br/es/noticias/as-melhores-praticas-para-a-gestao-de-residuos-organicos-verdes-para-fugir-das-multas-ambientais-e-criar-economia-618.html

Pero ¿cuáles son los equipos necesarios para el reciclaje?

Primero es necesaria una planta de clasificación de residuos, para que puedan ser categorizados por tipo y luego encaminados a un triturador de residuos, donde se debe utilizar un triturador adecuado para los diversos tipos de materiales. El reciclaje permite el reaprovechamiento de residuos sólidos en diversos sectores como industrial y urbano, reduciendo el volumen de basura depositado en rellenos sanitarios, promoviendo una mejora significativa a la salud del medio ambiente, consecuentemente mejorando la calidad de vida de toda la población.

Conclusión:

El reciclaje, además de una necesidad, es un acto de ciudadanía. Todos debemos concientizarnos de que sólo con la participación de toda la sociedad es que movimientos a favor del uso racional de energía y de materia pueden hacerse realidad, mejorando así las condiciones de vida en nuestro planeta.


Compartir