Biomasa

Lippel ofrece soluciones integradas para biomasa, siendo premiada internacionalmente y con experiencia de larga data en la fabricación de equipos para generación de energía.

La energía fósil es una amplia oferta en el siglo XX, en la que posibilitó rápidamente el desarrollo industrial, donde en poco tiempo los países poco desarrollados se desarrollaron. Es esencial mantener la oferta de energía. Sin embargo, esta oferta es limitada, y su agotamiento causaría problemas graves para la economía mundial. La tendencia de aumento del uso de la energía con la disminución de la oferta tendería a caer en toda la economía. Sin embargo, el daño al ecosistema sería otro problema grave de las energías fósiles.

En los últimos años se ha discutido y estudiado nuevas formas de generación de energía para resolver esta cuestión. La sostenibilidad debe tenerse en cuenta. La energía eólica, la solar y la biomasa son ejemplos de fuentes de energía sostenible, que ya se utilizan en varios países, y se ha implantado en varios otros.

La biomasa tiene sus ventajas, teniendo como ejemplo la calidad en la generación de calor, que es constante con el gran poder calorífico. Otra ventaja de la energía proveniente de la biomasa es gran parte de los restos agrícolas, que antes no eran aprovechados y sí descartados y quemados, que es el caso de la cáscara de arroz, de café, bagazo de la caña y muchos otros residuos. Así como maderas de reforestación, como eucalipto y pinos. En Europa, alrededor del 50% de la energía renovable, procede de la biomasa, pues esta energía tiene una importante posición en la generación de energías renovables.


Productos Relacionados